Todo el mundo se pone nervioso ante algunas situaciones que lo ameritan, como cuando tiene un examen, tiene que resolver algún conflicto amoroso o cuando atraviesa dificultades financieras, por ejemplo. Para algunas personas, sin embargo, la ansiedad llega a ser tan frecuente, o tan fuerte, que comienza a consumir sus vidas.

¿Cómo puedes saber si tu ansiedad cotidiana se ha vuelto un trastorno mental? No es nada fácil. La ansiedad tiene formas diferentes, como: ataques de pánico, fobia, ansiedad social, etc. Pero, la distinción entre un diagnóstico oficial y la ansiedad "normal" no siempre es clara.

Aquí está un comienzo: Si experimentas cualquiera de los siguientes síntomas podrías querer visitar a un especialista.

Preocupación excesiva

El sello distintivo del trastorno de ansiedad generalizada (TAG), es cuando te preocupa demasiado las cosas cotidianas, grandes y pequeñas. Pero, ¿qué constituye "demasiado"?

En el caso del TAG, significa tener pensamientos persistentes ansiosos en la mayoría de los días de la semana, durante un lapso de más de seis meses. Además, la ansiedad debe ser tan fuerte que interfiere con la vida cotidiana y se acompaña de síntomas notables, como la fatiga.

La distinción entre un trastorno de ansiedad y sólo tener ansiedad normal es si tus emociones te están causando mucho sufrimiento.

Problemas para dormir

Los problemas para conciliar el sueño o para quedarse dormido están asociados con una amplia gama de condiciones de salud, tanto físicas como psicológicas. Y, por supuesto, no es inusual tener insomnio si al día siguiente se tiene algún tipo de entrevista o examen.

Pero si te encuentras crónicamente despierto, preocupado o agitado, sobre problemas específicos (como el dinero) o nada en particular, podría ser un signo de un trastorno de ansiedad. Según los expertos, la mitad de las personas con TAG sufren problemas de sueño.

¿Otro indicio de que la ansiedad podría estar involucrada? Te despiertas sintiéndote totalmente consiente, tu mente está corriendo y no puedes calmarte.

Miedos irracionales

Cierta ansiedad no es generalizada en absoluto. Por el contrario, está unido a una situación o cosa concreta, como volar, animales o multitudes. Si el miedo se vuelve abrumador, perjudicial y desproporcionado con el riesgo real involucrado, es un signo revelador de fobia, un tipo de trastorno de ansiedad.

Aunque las fobias pueden ser incapacitantes, no son obvias en todo momento. De hecho, no pueden surgir hasta que enfrentes una situación específica y descubrir que eres incapaz de superar tu miedo.

Recuerda que este medio está hecho para que puedas identificar algunos síntomas de la ansiedad generalizada, pero lo más importante es que tengas las atención, diagnóstico y tratamiento de un psiquiatra experto como lo es el Dr. Rafael Ramos Rodriguez . Si sufres alguno de estos síntomas o todos, agenda una cita al (55) 5523-6372