El trastorno bipolar, también conocido como trastorno maníaco depresivo o depresión maníaca, es una enfermedad mental grave. Es un trastorno que puede llevar a comportamientos de riesgo e incluso tendencias suicidas si no se trata.



El trastorno bipolar se caracteriza por cambios extremos en el estado de ánimo, desde la manía hasta la depresión. Entre estos episodios de ánimo, una persona con trastorno bipolar puede experimentar estados de ánimo normales.




"Maníaco" describe un período cada vez más inquieto, enérgico, hablador, temerario, poderoso y eufórico. Pueden producirse abundantes gastos o relaciones sexuales impulsivas y riesgosas. Luego, en algún momento, este estado de ánimo de alto vuelo puede convertirse en algo más oscuro: irritación, confusión, enojo, sentirse atrapado.




La "depresión" describe el estado de ánimo opuesto: tristeza, llanto, sensación de inutilidad, pérdida de energía, pérdida de placer, problemas para dormir.



Pero debido a que el patrón de altas y bajas varía para cada persona, el trastorno bipolar es un trastorno complejo para diagnosticar. Para algunas personas, la manía o la depresión pueden durar semanas o meses.



El trastorno bipolar es igualmente difícil para las familias de los afectados. Según algunos expertos, esta condición es una de las enfermedades mentales más difíciles de aceptar para las familias.



Si tú crees que estás sufriendo de este trastorno o tal vez alguno de tus familiares, no dudes en llamar al Dr. Rafael Ramos Rodríguez.