La esquizofrenia es un trastorno cerebral crónico, tan solo en México existen Un millón 100 mil personas con este padecimiento. Cuando la esquizofrenia está activa, los síntomas pueden incluir ideas delirantes, alucinaciones, problemas para pensar y concentrarse, y falta de motivación. Sin embargo, con el tratamiento, la mayoría de los síntomas de la esquizofrenia mejoran.

Si bien no existe una cura para la esquizofrenia, la investigación está conduciendo a tratamientos nuevos y más seguros. Los expertos también están desentrañando las causas de la enfermedad mediante el estudio de la genética, la realización de investigaciones conductuales y el uso de imágenes avanzadas para observar la estructura y la función del cerebro. Estos enfoques mantienen la promesa de nuevas terapias más efectivas.

La mayoría de las personas con esquizofrenia no son peligrosas ni violentas. Tampoco son personas sin hogar ni viven en hospitales. La mayoría de las personas con esquizofrenia viven con su familia.

¿Cuáles son los síntomas de la esquizofrenia?

Las personas con esquizofrenia pueden tener una serie de síntomas que implican cambios en el funcionamiento, el pensamiento, la percepción, el comportamiento y la personalidad.

Es una enfermedad mental a largo plazo que por lo general muestra sus primeros signos en los hombres en la adolescencia o en los primeros 20 años. El período en que comienzan a aparecer los primeros síntomas y antes del inicio de la psicosis completa se llama período prodrómico. Esto incluye un cambio en las calificaciones, aislamiento social, dificultad para concentrarse, ataques de nerviosismo o dificultad para dormir. Los síntomas más comunes de la esquizofrenia se pueden agrupar en varias categorías, incluidos los síntomas positivos, los síntomas cognitivos y los síntomas negativos.

El tratamiento puede ayudar a muchas personas con esquizofrenia a llevar una vida altamente productiva y gratificante. Al igual que con otras enfermedades crónicas, algunos pacientes lo hacen extremadamente bien, mientras que otros continúan sintomáticos y necesitan apoyo y asistencia.

Después de controlar los síntomas de la esquizofrenia, varios tipos de terapia pueden continuar ayudando a las personas a controlar la enfermedad y mejorar sus vidas. La terapia y los apoyos pueden ayudar a las personas a aprender habilidades sociales, lidiar con el estrés, identificar los primeros signos de recaída y prolongar los períodos de remisión.

Debido a que la esquizofrenia típicamente ataca en la adultez temprana, las personas con el trastorno a menudo se benefician de la rehabilitación para ayudar a desarrollar habilidades para el manejo de la vida, completar la capacitación vocacional o educativa, y tener un trabajo.

Para muchas personas que viven con esquizofrenia, el apoyo familiar es muy importante para su salud y bienestar, y es importante que las familias se informen y se mantengan a sí mismas. Si crees que tu o algún familiar sufre de esquizofrenia no dudes en acudir con el experto: Dr. Rafael Ramos Rodríguez.